Cómo identificar a un patán

Conocer chicas de - 45095

Se las regaña, aconseja y ordena, todo un mundo de señalamientos a seguir. La contradicción extrema: el lenguaje que silencia; esto es, a través del habla se induce al mutismo. Especialmente se apunta a la ridiculización del lenguaje intragenérico en los pocos espacios que las mujeres tienen -o tenían hasta hace poco, ya que por los cambios tecnológicos y las formas de vida en determinadas sociedades esto ya no es así- para encontrarse y comunicarse. El consenso de opiniones intergenérico en este sentido nos apunta a la hegemonía del modelo cultural gramsciano, en donde los dominados comparten con los dominadores, hasta cierto punto, las creencias y valores socialmente establecidos Gramsci Como decíamos, esto queda muy patente, al poner los refranes en boca de las mujeres, la descripción censuradora o impugnadora de su propio comportamiento lingüístico, asumido al parecer y reproducido, como agentes sociales activas que son. Desde una posición que se columpia entre el menosprecio y el miedo, el comportamiento lingüístico de las mujeres ha sido duramente sojuzgado y sancionado por los mensajes orales de la cultura popular y concretamente, como estamos viendo, por el discurso lapidario del refranero. Las mujeres han estado tradicionalmente olvidadas, excluidas y cuando se las tiene en cuenta es para callarlas, censurarlas, insultarlas o ridiculizarlas. Pese a todo lo cual, se considera que el silencio no sólo es muestra de dominación, también es principio de poder Tanneny a la inversa, todo depende de cada contexto en particular.

Características del patán

Y a los hombres con una máximo posibilidad de hacerse dueños y protagonistas de sus propias vidas. Claro que puede haber mujeres patanas en adonde ellas tengan el sartén por el mango, es decir el poder. Puede ser una mujer que tenga equilibrado al varón -hablando de una relación heterosexual- con lo económico o lo amenace con no dejar ver a los hijos, o una serie de cosas que permitan maltratar, abusar, usar, menospreciar, y utilizar como objeto a la otra persona. Generalmente se dan una serie de factores que se entretejen. Pero no podemos invisibilizar que vivimos en un contexto patriarcal en donde se exaltan y se premian ciertas conductas de independencia y agallas. Muchas veces desde la educación del hogar se aprende a ser macho. Hay unos que nacen, otros que se hacen y otros que daughter combinaciones espantosas. Y puede ser baza hombre como mujer. Vivimos en un mundo patriarcal en el que se normalizan y se minimizan muchas situaciones de control, posesión y abuso.