La piel es el nuevo punto G y es muy grande

Como conocer - 227295

Cómo tocar a un hombre para que enloquezca Zonas erógenas de los hombres Lo primero que debes saber es dónde tocar o acariciar a un hombre para excitarle. Estas son algunas zonas que producen gran excitación a un hombre: Orejas. Una zona muy sensible que da mucho juego para ser estimulada con la lengua, los labios, o con un leve susurro. Plagado de terminaciones nerviosas que ponen la piel de gallina y suman excitación al encuentro sexual. Al estar situado justo encima de los genitales es una excelente forma de llegar hasta ellos con sutileza y generando una gran excitación. Pene y escroto. Recuerda que ir despacio, realizar movimientos sugerentes y no ir directamente al grano añaden encanto y excitación a las relaciones sexuales. Por ello, puedes aprovechar para tocarle mientras le besas.

¿Qué le sucede?

All the rage English Son demasiados los hombres que ignoran uno de los rituales clave de las buenas relaciones sexuales: un masaje sin prisa, juguetón y charming de cada pulgada cuadrada del cuerpo de la mujer —no solamente en las partes que normalmente llaman la atención del hombre—. No estoy diciendo que se deben ignorar los pechos, las nalgas y los genitales; todo lo contrario. La piel contiene dos tipos de nervios sensibles al acierto. Aquellos que conocemos mejor transmiten señales de dolor; los otros transmiten sensaciones de placer. Cuando un masaje charming excita los nervios del placer, el cuerpo libera hormonas que promueven la relajación y sensaciones de bienestar y apego emocional. Estos, a su tiempo, contribuyen a la excitación sexual, el placer y el orgasmo. Un amasamiento suave prolongado, de pies a cabeza, es fundamental para la receptividad erótica de la mayoría de las mujeres.

Si ellos irían más allá de las “caricias estimulantes” mejoraría el sexo entre parejas.

Dos metros cuadrados de cinco kilogramos que lo mismo soportan roces y arañazos que disfrutan de abrazos y cosquillas. Olvídese de buscar el punto G porque lo tiene delante y es muy extenso; es la piel. Y cada uno tiene su propia y personal manera de sentir. Rompiendo la polémica de siempre sobre la edad del punto G -zona tan buscada como cuestionada-, Matheu afirma que la corteza que nos rodea «es el elemento fundamental de la erótica humana».

Enfermedades Relaccionadas

Muchos de nosotros olvidamos que existen zonas erógenas en todo el cuerpo, y sorpresivamente, estos puntos deliciosos son similares para tanto hombres y mujeres. Ejercicio esto: Intenta un estilo de ósculo apasionado como de película; besa los labios de tu pareja y felpa suavemente tu lengua con la suya — si tu pareja responde perfectamente, trata también de succionar su belfo inferior. O esto: Acaricia y masajea sus labios con los tuyos y trata de presionarlos gentilmente uno además de otro, mordiendo muy suavemente o inclusive usando tu pulgar para sobarlos. Cuello y hombros Los costados del cuello y la nuca contienen muchas terminaciones nerviosas que, para algunas personas, una tocada suave en el garganta suficiente para inspirarse. Prueba esto: Alterna entre besos y mordiscos suaves en el cuello — el contraste es excitante. Puedes añadir un poco de atrevimiento, al morder o succionar, si a tu pareja le gusta. O esto: Trata de pasar tu cabo desde la nuca hasta el garganta.