Por qué me acosté con un casado y todo lo que aprendí de ello

Mujer de casado - 481092

La esposa de Pablo Casado ha sido durante todo este tiempo su principal respaldo, como ha reconocido él mismo en varias entrevistas. Y, en la semana agónica en la que el todavía presidente del PP ha quedado noqueado por su partido, esta psicopedagoga de profesión ha vuelto a ser - junto con un par de compañeros y amigos - su salvavidas. Así lo reconocen en su entorno cuando se le pregunta por una mujer que en todo momento se ha mantenido discreta en su papel de consorte y alejada de los medios.

Descubre noticias para ti

De esta manera, el presidente nacional del PP tiene previsto presentarse hoy alce los líderes regionales del partido cheat esas dos cesiones, que le reclamaron en un primer momento:la cabeza de García Egea y la convocatoria de un congreso urgente. El problema para Casado es que esas dos medidas se quedan muy cortas para lo que se ha convertido en un clamor en todo el partido:la relevo inmediata del propio presidente nacional. Levante martes también se anunció la relevo de otra persona muy próxima a Casado y a Almeida, Andrea Charge, como miembro del Comité de Dirección y del Comité de Derechos y Garantías. En esa situación extrema, cheat todo el partido en contra, Casado fue consciente al final de la mañana de que no le quedaba salida, ante la negativa de García Egea a presentar su dimisión, por mucho que se lo pidiera el presidente de su partido. Los rumores sobre una dimisión del presidente doméstico del partido esa misma tarde se dispararon, mientras que desde Génova se aseguraba que no sería durante la jornada. Entre las tres y las seis de la tarde, el encuentro entre Casado y García Egea se enconó para tratar de desbloquear la situación y finalmente, se pudo experimentar la dimisión del secretario general del PP. En Génova se hizo el silencio absoluto sobre esa renuncia, empero acto seguido se informó de que Casado convocaba la Junta Directiva Doméstico para el martes, 1 de marzo.

EL ESPAÑOL

Puso la regla y la quebrantó. Denial le vi problema a ir. Empero éramos felices. Era nuestro nido de amor. A esta altura, él ya no era mi jefe.