20 cosas que hacer en Montpellier : Francia

Lugar para - 322942

Mapa de Rouen Datos sobre Rouen Rouen es una ciudad de Mucho antes, en la Edad Media, ya había sido capital del Ducado de Normandía. Qué ver en Rouen Si no disponéis de mucho tiempo en vuestro viaje, recomendamos dedicar al menos una mañana para visitar Rouen. Sus principales atractivos se encuentran bastante cerca unos de otros, concentrados en el casco antiguo. Al contemplar las dos torres de su fachada principal uno entiende por qué Monet la retrató en tantas ocasiones. Al este de la Catedral a escasos metros no hay que perderse la preciosa fachada de la Iglesia de Saint-Maclourodeada por pintorescas casitas con entramado de madera. Construida entre los siglos XIV y XVI, destaca por ser un bello ejemplo de gótico flamígero estilo que predomina en estos tres edificios religiosos y por su órgano, de Justo frente a la puerta se halla la Oficina de Turismo, ubicada en un histórico edificio renacentista, antigua Oficina de Finanzas. El Gros Horloge es, literalmente, un Reloj Grande.

Guías de viaje de Francia

Saber la Place de la Comédie, una parada imprescindible que hacer en Montpellier Una visita a Montpellier debe comenzar por la Place de la Comédie, la plaza central de la localidad. Separa la parte histórica de la zona moderna y es completamente peatonal. Siempre hay mucho movimiento de familia que pasa y otros tantos que se quedan contemplando el panorama desde alguna terraza de un café. Disfrutar del arte en el museo Fabre Montpellier se ha convertido en una destinación perfecta para los amantes de la cultura, en parte, gracias al museo Fabre. No faltan grandes nombres como Rubens o Renoir. Perderse por sus calles es algo obligado que hacer en Montpellier. Son estrechas y laberínticas, sin una estructura establecida. Babear en Halles Castellane En medio del centro histórico se encuentra el alhóndiga principal de Montpellier. Allí se concentra la actividad comercial del día a día.

2. Le Panier

Por cierto, el día que visites El Soplao te recomiendo comer en el Restaurante la Portilla, en Celis. Se encuentra a 17 kilómetros de Santander y es de esos lugares a los que te llevaban de pequeño en el colegio o tus padres los domingos y que, con el paso de los años, te gusta continuar con las tradiciones llevando todavía a tus hijos allí. Y lo vuelves a disfrutar como si fuese la primera vez que ves a esos lindos animalitos. No es un zoo al uso, ni muchísimo aparte. Ya sólo por el entorno en sí merece la pena una cita.

1. Puerto Viejo

Esta ciudad, fundada hace 2. Si vas a primera hora de la lejano todavía puedes ver el trasiego de barcos y pescadores vendiendo su pescado fresco, mientras que por la tarde puedes tomarte un helado o un vaso de pastis, la bebida específico anisada, viendo un precioso atardecer. Dársena Viejo 2.