Precauciones durante el embarazo: Preguntas frecuentes

Chica dura - 931055

Nació prematura y en el hospital todo fue bien. Ya en casa, comenzaron a alimentarla con leche materna, pero a los pocos meses decidieron pasar a la alimentación artificial. La pareja optó por preparar a su modo los biberones de leche artificial. El cuerpo de la pequeña no estaba preparado para recibir ese tipo de alimentos.

CANDELA FUEGO Y PASION DOTADA POOPER

Mensajería Muchas madres consultan aterradas al pediatra cuando a sus hijas les comienza a crecer el pecho, sobre todo cuando esto ocurre antes de lo que ellas esperaban y piensan que es «demasiado pronto». Para que las mamas se desarrollen hacen falta estrógenos, es decir, hormonas femeninas. Cuando estas aparecen, las niña empieza a gestar el pecho, fenómeno al que nos referimos de forma técnica como «telarquia». Como os podéis imaginar no es lo mismo que esto ocurra en una niña de cuatro años, que en una niña de once o, incluso, en un niño. El inicio del desarrollo mamario se nota como un «botón» o bulto por debajo del pezón, en ocasiones doloroso, o mejor dicho, con un aumento de sensibilidad. Tras el inicio del desarrollo del pecho aparecen de forma progresiva el resto de caracteres sexuales secundarios como el vello en el pubis y se incrementa la velocidad de crecimiento. Estadíos de Tanner: el inicio de la pubertad en las niñas lo marca el inicio del desarrollo del pecho mientras que en los niños lo hace el aumento de tamaño testicular. Por tanto, si dijimos que es normal que el busto se empiece a desarrollar entre los ocho y los trece años, todavía consideraremos normal que la primera menstruo ocurra entre los diez y los quince años, aunque lo habitual es que se produzca entre los doce y trece años.

¿Por qué se desarrollan las mamas?

Esto se debe a que la gestión de emociones se vive y se adquiere diariamente. Si lo que puede llevar a desatar una rabieta cheat 2 años es la falta de recursos y estrategias en el germanía a la hora de comunicarse y comprender, a los 4 años puede ser otro el motivo que la desencadene. Como adultos, nuestro papel es el de acompañar y dar antonomasia. Debemos proporcionar herramientas a nuestros hijos e hijas para que aprendan a responder adecuadamente a las distintas situaciones que enfrenten en su día a día. Su capacidad de comprensión y expresión comunicativa ya es mayor y por lo tanto, podemos y debemos dialogar mucho con ellos y ellas para que comprendan e integren herramientas funcionales y adecuadas. Debemos tener en cuenta que nuestros hijos e hijas necesitan tiempo con nosotras y nosotros para empaparse de estrategias. A su vez es importante que tratemos de ofrecer la mejor versión de nosotros mismos a la hora de alfabetizar, dar ejemplo y resolver conflictos. La mayor parte de lo que los niños y niñas son es lo que ven e integran del antonomasia de sus modelos a seguir.