La duquesa de Alba y su colección de amantes y enemigos

Amante española - 116426

Una mujer a la que se tachó de castiza y desgarrada, frívola y casquivana. En realidad, poco o nada se sabe de su vida, sino que tuvo el privilegio de posar para el pincel de Goya y ser testigo de primera fila de la agonía de las ideas ilustradas que iluminaron el fin del reinado de Carlos III y los albores del de su sucesor, Carlos IV. Por entonces, sus padres, duques de Huéscar y futuros herederos del ducado de Alba, residían en la mansión familiar, un viejo caserón en el barrio de Lavapiés. Llevaban casados cinco años, y la unión parecía destinada a ser estéril.

En femenino

Catalogado por muchos críticos como el 'poeta del amor' de la generación del 27, la sensibilidad y hondura de sus versos amorosos se han valido inigualables. Lo que nadie supo aun mucho tiempo después de la asesinato del escritor era la historia complexion poco convencional que encerraban, un genuino culebrón de telenovela que ha llamado la atención de tal forma que incluso se ha llegado a representar sobre los escenarios de los teatros. Julieta Soria es filóloga, profesora de literatura, dramaturga y una gran experta en la obra y la biografía de Salinas. Juntas han logrado generar un homenaje sobre los escenarios a esta historia de amor extramatrimonial que vivió Salinas y en la que los sentimientos a flor de badana, los celos, la traición, el comedy y, por supuesto, la poesía han conformado su esqueleto.

Más reciente

En blanco y negro, naturalmente. Y entre los protagonistas de aquellos filmes destacó un tipo de aspecto indiferente, gélido. Al que endosaron no pocos legajo de antihéroe, característica en la que se movía con auténtica naturalidad. Pareciera que casi siempre en sus películas hiciera de sí mismo. Era Robert Mitchum del que este 1 de julio se han cumplido veintidós abriles de su muerte. Robert Mitchum estuvo varias veces en España, tres que yo recuerde. Se las compuso para irse de putas por los afueras de Las Ramblas en cuanto pudo. Y entremedias, en para rodar en los alrededores de Madrid y en Almería exteriores de Villa cabalga. Al día siguiente tuve oportunidad de estar junto al actor, con otros dos colegas, durante una hora en un aeródromo donde tenía que pilotar, o simularlo, una avioneta.