10 razones por las que a un hombre puede no apetecerle sexo

Sitio mas - 381380

This is a work of fiction and any similarities to places or people are purely coincidental. Continuación de Maravilloso Desastre sin verificación. Maravilloso Desastre tiene derechos de autor Jamie McGuire. Maravillosa Eternidad tiene derechos de autor Jamie McGuire. Todos los derechos reservados. Diseño de portada Nina M. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida en cualquier forma o cualquier medio, electrónico, físico, fotocopias, audio o por cualquier sistema de almacenamiento y recuperación sin el permiso escrito del autor, excepto para el uso de frases para reseñas de libros.

Anisa Consejo

La noche fue perfecta. Hacía pocos días Elliot había querido casarse con la mujer que amaba, y ahora se veía obligado a caminar al ara con otra para no arruinar el nombre de su familia. Y esa «otra»… no era una mansa paloma. Eso ni pensarlo, él no lo permitiría. Celos, drama, mafias. Marco Duran, asiste a esa fiesta, con la intención de salvar a su mejor amigo de caer en las garras de una vividora y para lograr su cometido, solicita los servicios de una Sugar baby para que aquatic su acompañante en la fiesta.

1.061 Comentarios

Especialmente los antidepresivos tipo SSRI y las empleadas para reducir la hipertensión. Esto es frecuentemente cierto cuando comienza una relación, pero a medida que las personas y las relaciones envejecen, el sexo puede perder su naturaleza de atracción y el descanso nocturno puede pasar a ser muy tentador. Muchos hombres se hacen analizar erróneamente los niveles totales de testosterona en matanza cuando tienen bajones de líbido. De modo que cuando se sospecha una razón hormonal, estos son los acid test sanguíneos que hay que realizarse en orden de importancia : testosterona libre, prolactina, SHGB y testosterona total. Cuando los hombres se sienten inseguros sobre su papel en el mundo, su deseo sexual puede disminuir.

Elección de Editores

I, pp. Empezó poniendo tierra en aire, viajando para romper el hechizo que sujeta al alma a los lugares donde por primera vez se nos aparece el Amor. En cada punto donde Eva se detenía, sacaba el Amor su cabecita maliciosa y le decía con sonrisa picaresca y confidencial: «No me separo de ti. Vamos juntos. Entonces Eva, que no se dormía, mandó construir altísima torre perfectamente resguardada con cubos, bastiones, fosos y contrafosos, defendida por guardias veteranos, y con rastrillos y macizas puertas chapeadas y claveteadas de hierro, cerradas fecha y noche. Pero al abrir la ventana, un anochecer que se asomó agobiada de tedio a mirar el campo y a gozar la apacible y melancólica luz de la cristalera saliente, el rapaz se coló en la estancia; y si bien le expulsó de ella y colocó rejas dobles, con agudos pinchos, y se encarceló voluntariamente, sólo consiguió Eva que el amor entrase por las hendiduras de la pared, por los canalones del tejado o por el agujero de la llave.