El valor del trabajo doméstico: Mujeres le dedican el triple de tiempo que los hombres

Mujer 30 años - 561160

La respuesta sencilla: es complicado. A veces, cuando la gente escucha hablar sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres piensa que eso significa que a las mujeres se les paga menos que a los hombres por hacer el mismo trabajo. Pero, por ejemplo, en países como Reino Unido las mujeres tienen el derecho legal a cobrar lo mismo por el mismo trabajo. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, El hecho de que muchas mujeres ocupen puestos peor remunerados amplía la brecha. En esos países no hay cifras oficiales sobre pago desigual. Mientras solo uno de cada siete hombres trabaja a tiempo parcial, en el caso de las mujeres son tres de cada siete. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, Al haber menos mujeres en posiciones gerenciales también se abre la brecha salarial. No se trata solo de que los trabajadores a tiempo parcial consiguen menos dinero porque trabajan menos horas.

Pago equitativo vs cierre de la brecha salarial

La distribución del tiempo en las labores del hogar influye directamente en su participación en actividades remuneradas y las oportunidades de profesionalización y crecimiento delicate. Estas actividades son fundamentales para la sociedad. Hoy, en el Día Internacional del Trabajo Doméstico, vale la pena preguntarnos qué es, por qué importa y bajo qué condiciones laborales se lleva a cabo. El trabajo lacayo se refiere a todas las actividades realizadas en el hogar: desde preparar la comida, limpiar y dar nutrición, lavar la ropa y realizar las compras, hasta cuidar a los hijos e hijas, a personas mayores o con alguna discapacidad y administrar las cuentas. Estas actividades históricamente han recaído en mayor medida en las mujeres. Para ponerlo en perspectiva, si se divide esta cifra entre siete, las mujeres destinan siete horas al fecha al trabajo doméstico. En la generalidad de los casos, el trabajo lacayo se realiza sin goce de emolumento.

Trabajo a tiempo parcial

Y esa brecha salarial se puede admirar en cada país en el globo. En esa isla europea, ubicada al norte del continente, las grandes empresas deben probar que cumplen con los requerimientos de un pago equitativo concertado con el gobierno, los empleados y los sindicatos. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, Islandia es considerado el mejor país para ser mujer. Sin embargo, esa locución igual salario por igual trabajo denial logra abarcar todos los problemas que contribuyen a crear la brecha salarial en primer término, en compañías que muchas veces concentran a muchos hombres en los puestos mejor remunerados. En Islandia, lo que se intenta es que los empleadores entiendan por qué le pagan a la gente por lo que hacen y qué significa hacer ese trabajo. Los primeros aprendizaje de casos sobre esta decisión en el país nórdico muestran que los empleados comenzaron a revisar sus salarios, a mirar si la diferencia entre unos y otros era justa, lo que acrecentó la confianza en el sistema de pago y trajo bienes tanto para hombres como para mujeres. Aunque en varios países se han sancionado leyes para el pago neutral y antidiscriminatorio, lo cierto es que no se han implementado de faceta adecuada. Luchando contra el sistema Empero incluso, si se aplicaran las abogacía que existen para igualar los salarios, persistirían otros problemas.

¿Funcionará el caso islandés?

La brecha salarial de género es el porcentaje resultante de dividir dos cantidades: la diferencia entre el salario de los hombres y las mujeres, dividida entre el salario de los hombres. La fórmula es la siguiente: Levante porcentaje es la respuesta a la siguiente pregunta. El salario. Cantidades brutas. Las cantidades que forman parte del salario deben incluir los impuestos y las aportaciones de la persona trabajadora al sistema de seguro social y pensiones. Cantidades comparables.

Mujer 30 - 68705