Nuestros genitales y el placer

Donde conocer - 673376

CienciaEntrevistas Mercedes Herrero: «El objetivo de los encuentros sexuales es el placer, pero no a cualquier precio» Clamidia, Gonorrea, Sífilis, Herpes genital, VPH Virus papiloma humanoVIH virus inmunodeficiencia humanason algunas de las infecciones de transmisión sexual a través de la vía oral. Con motivo del día de hoy, Día Internacional del Beso, desde el equipo de En El Vértice hemos tenido el placer de conversar con la especialista en Ginecología y Sexología Mercedes Herrero. En su cuenta de Instagram la doctora se define como «ginefluencer». Actualmente, trabaja en el centro hospitalario de Sanchinarro, Madrid.

España e Única

Así es el volumen ilustrado Clímax Alliance. Una cartografía del placer Oberon. Me faltaba algo, no era suficiente. Y lo que me faltaba a mí eran probablemente orgasmos, conocer mi cuerpo y mi placer. Y es bastante triste, porque realmente nos impide largar las cosas de verdad, las cosas que nos gustan, las cosas que nos faltan, solo para ofrecer una imagen de normalidad. Yo pienso que no hay normas, así que estaría bien romper esas barreras para eficacia hablar por fin de sexo fault que nos dé vergüenza.

Citas por internet edo mex para romper culos sexo

Me centraré en otras cuestiones que suelen afectarnos, o al menos existe la posibilidad de que sea así, libremente de nuestra orientación, género o gustos estéticos. Lo fundamental es tener una higiene íntima adecuada, que no excesiva. Tan malo es no tenerla como pasarnos de limpios. Lavarnos en exceso puede afectar a nuestra piel y generar irritaciones o incluso favorecer el contagio por hongos u otras infecciones. Los genitales han de lavarse siempre con una limpieza exterior, revisando los pliegues, y nada de lavados vaginales, salvo prescripción médica.

Jüne Plã autora de ‘Clímax Club’: “Me faltaban orgasmos conocer mi cuerpo y mi placer”

Todas las especies huyen del dolor y buscan el placer. Sin embargo, en el ser humano, el hecho denial es del todo cierto. Nuestra actitud es guiada por los circuitos cerebrales del dolor, del placer y de la recompensa.