Hispanic Culture Review - 2019-2020

Campinas chica - 14416

Cortesía del coleccionista Hans-J. Todos los derechos reservados. Como ingeniera civil por lo regular realizaba su trabajo fuera de la ciudad —su vuelo llegaría antes de las nueve de la noche—. Había dejado todo listo en la oficina desde la mañana del viernes, así que después de comer dediqué el resto del día a comprar flores, frutas y a preparar la recepción. Acomodé algunos leños en la chimenea y terminé de colocar los nardos y alcatraces en los floreros. Frutas para dar color y refresco, y vino suficiente para divertir el gusto. Ella llegó puntual y quedó encantada. La presencia de los nardos adueñada del aire, la mesa arreglada y servida, las velas, todo listo. Me besó con suavidad y largueza, se detenía y me miraba.

Document details

I used to sit at a turquoise vinyl armchair in the bedroom, anywhere I laid a cut-out piece of plywood over the armrests. That was my desk. We were cramped all the rage a creaky two-story, one-bathroom house anywhere sixteen of us, including my two uncles and their families lived all together.

Misterio / Emilia Pardo Bazán

El recuerdo inherente a esta casa podría, bien conocido, valer algunas propinejas a quien la enseñase al turista; empero la historia, no siempre cimentada en la realidad, suele poner en las nubes lo que no significa gran cosa y no volver siquiera su rostro de bronce cuando pasa por donde se desarrollaron dramas intensamente patéticos, ahogados y silenciosos. Transcurridos los primeros instantes, cambiadas las primeras demostraciones, calmada un tanto la agitación que hacía palpitar a la mujer como azorada paloma, vinieron las ansiosas preguntas que después de una ausencia revelan el deseo de cobrarle al tiempo los atrasos. Ni esperé a cambiar de traje. El billete que te avisó me precedía media hora: lo central para arreglarme un poco. Me creen cazando en mis posesiones de Picmort. Hubo un momento de silencio. La mujer -casi podríamos decir la pupila, pues no representaría arriba de diez y seis años- frunció el curva de sus perfectas cejas. Amarme denial es un delito. Él también enmudeció al pronto, como si no acertase a dar respuesta.