Citas Francesas

Sitio de - 197009

Y se le acercó para hacerle fiestas y gestos agradables. Pero el niño, espantado, forcejeaba al acariciarlo la pobre mujer decrépita, llenando la casa con sus aullidos. Una vela chica, temblorosa en el horizonte, imitadora, en su pequeñez y aislamiento, de mi existencia irremediable, melodía monótona de la marejada, todo eso que piensa por mí, o yo por ello -ya que en la grandeza de la divagación el yo presto se pierde-; piensa, digo, pero musical y pintorescamente, sin argucias, sin silogismos, sin deducciones. Tales pensamientos, no obstante, ya salgan de mí, ya surjan de las cosas, presto cobran demasiada intensidad. La energía en el placer crea malestar y sufrimiento positivo. Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez. El estudio de la belleza es un duelo en que el artista da gritos de terror antes de caer vencido. El asno, sin ver al gracioso, siguió corriendo con celo hacia donde le llamaba el deber. Una estancia parecida a una divagación, una estancia verdaderamente espiritualde atmósfera quieta y teñida levemente de rosa y azul.

Lista de favoritas

Probablemente nunca te preguntaste por qué la gran mayoría de las posturas sexuales reciben nombres alusivos a países. Las conversaciones nunca llegan ahí porque estas cuestiones, si no es en la habitación, terminan derivando en chistes y sobre todo, en soslayos. El acción de llamar al sexo anal «hacer un griego» tiene algo que admirar con esa «represión». Y es que aludir a las cosas por su nombre, en este caso, no siempre es recomendable.