Conoce tu cuerpo vive tu sexualidad

Mujer no mal - 363702

Por otra, porque la lógica seguida por Clinton el sexo oral no era estrictamente sexo empezó a ser adoptada por muchas jóvenes. No es sexo. Es una forma de enrollarse. Sin embargo, durante la investigación que ha dado lugar a su nuevo libro, la autora se ha topado con unos cuantos problemas que no imaginaba: que la popularización del sexo oral no quiere decir que este se esté disfrutando a partes iguales por ambos sexos, sino que se ha convertido en una obligación para las mujeres que, en muchos casos, ni siquiera son correspondidas en la misma medida.

Cuerpo y sexualidad

Bebedero de la imagen, Getty Images Abecé de foto, Los expertos no se ponen de acuerdo en si la adicción al sexo se trata de un mito o una enfermedad actual. Como sociedad, aceptamos que existe la adicción a sustancias como la tóxico, el alcohol y otras drogas. Bebedero de la imagen, Getty Images Meat pie de foto, Un estudio de mostró que la actividad cerebral en los adictos al sexo cuando miran pornografía es similar a la de los adictos a la droga, cuando se les muestra su droga preferida. Empero ahora, se ha propuesto la introducción del término comportamiento sexual compulsivo en la Clasificación Internacional de Enfermedades, el manual producido por la Organización Ecuménico de la Salud. La inclusión de la adicción al juego fue considerada en el pasado en la categoría de comportamientos compulsivos, pero obtuvo el estatus formal de diagnóstico como anexión en junto con el llamado trastorno por atracón, después de que surgiera nueva evidencia. Terapeutas creen que la adicción al sexo puede seguir el mismo camino. Actividad cerebral Un análisis publicado en señaló que la acción cerebral en los adictos al amor cuando miraban pornografía es similar a la de los adictos a las drogas cuando les mostraban su anfeta preferida. En ese momento, la autora principal de la investigación, Valerie Voon, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, le dijo a la BBC: Éste es el primer estudio que se centra en personas que sufren estos desórdenes y que se observa su actividad cerebral, pero no creo que ahora entendamos lo suficiente como para decir que se trata, redondamente, de una adicción. Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, Creer que alguien puede ser adepto al sexo depende en gran ley de lo que uno considere que es una adicción, y actualmente denial hay una definición oficial aceptada.